20100723

había una vez...

jugando de casita 
acrílico sobre cartón corrugado (145cmx120cm) dic.2006







y el cuento comenzó en el instante, como juego inocente...
y como siempre, llegó el momento esperado y no tan inocente por el cual se inicia el cuento y el juego. Llegó la hora de repetir: había una vez...una y otra vez...

hasta que la muerte nos separe...
hasta que la muerte nos separe...
hasta que la muerte nos separe...
hasta que la muerte nos separe...
hasta que la muerte nos separe...

Y luego sucedió lo mismo de siempre... terminó el cuento y al parecer el juego. 

Todo comenzó como un juego inocente...pero algunos resultados de este juego denominado vida, son más fuertes y definitivos que las promesas, los papeles, las intensiones y los deseos, generan aún más vida... y no es cuento, porque ahora me llaman papá... que puedo decir a manera de disculpa, ahora es real ya no hay cuento. 

A la par o a la distancia, ahora siempre será hasta que la muerte nos separe...

No hay comentarios: